¿Por qué quitar el dolor en el parto es un error?

 In parto natural, protocolos e intervenciones

La epidural es un tema estrella en las preguntas que nos hacéis. El miedo al dolor y la generalización de la práctica de la epidural en los hospitales nos hacen sentir cierta angustia cuando nos planteamos el parto sin epidural.

Esto es normal, son muchos años pidiendo que estuviera disponible 24h en los hospitales, ya que tal y como se ‘hacen’ los partos, la epidural era casi la única manera de no sufrir pariendo.Pero muchas mujeres tienen una voz interior que les sugiere que quizá no sea tan buena como se ha vendido.

 

¿Es un error la epidural? ¿Quitar el dolor es un error?

Pues realmente todo depende de las expectativas que tengas sobre tu parto, si deseas sentir la intensidad o si no lo deseas. Si es así, no, la epidural no es un error, es la mejor opción para ti, ya que es la medida más eficaz para eliminar el dolor (aunque no siempre se consiga, pero si se consigue, es el método más eficaz para ello).

Si tu objetivo no es ese, si lo que deseas es parir sin intervenciones, si deseas ayudar a tu bebé a salir por tu vagina, y sobre todo, si deseas reducir al mínimo el riesgo en tu parto, la epidural puede no ayudarte a conseguirlo.

 

Aquí te cuento dos de las razones por las que esto es así:

 

 

corazónHago un inciso aquí para recordar que no es mejor parir con epidural que sin ella,

todo depende de tus deseos, expectativas y objetivos.

Y por supuesto, que decidir no ponértela no te asegura no necesitar intervenciones ni complicaciones,

ya sabes, la obtetricia es la ciencia de la ‘no certeza’)corazón

 

  • Razón 1

A través de la evidencia científica y de nuestra larga experiencia acompañando partos naturales, nos hemos dado cuenta de que la epidural no ayuda.

¿Porqué? Porque el dolor es una guía que te dice hacia donde está intentando ir tu bebé, qué movimiento necesitas hacer para abrirle paso. Y sin sensación no sabes cómo ayudar al tu bebé a salir.

No puedes practicar buenas posturas para parir, ni hacer lo que a tu amiga le fue bien, ni tratar de ponerte como en tu parto anterior te fue tan bien… ya que eso puede no servirle a este bebé, en este momento. La sensación te mostrará qué postura, qué movimiento, qué respiración necesitas hacer.

Si retiramos el dolor, quitamos la sensación, y sin sensación no puedes saber si has de sentarte, si has de ponerte de pie, si girando un poco el pie hacia fuera tu pelvis se modifica y tu bebé logra pasar hacia dentro de la pelvis y se acerca así hacia la salida, hacia tus brazos. Ese medio centrímetro más de apertura que ese pequeño movimiento consigue, quizá puede hacer que su cabeza pase por tu pelvis.

Ahora la ‘walking epidural’ está muy de moda (un tipo de epidural que mantiene la capacidad motora pero bloquea la percepción de sensaciones). Sí, si necesitas la epidural (que hay ocasiones, pocas, pero las hay, en las que la epidural se pone a modo terapéutico, es decir, ocasiones en las que está indicada, ya que ayuda en el proceso), o si deseas sencillamente ponértela, la walking epidural da una satisfacción personal importante, ya que puedes moverte y eso te hace sentirte parte activa del proceso. Con lo que puede ser una excelente opción que te administren este tipo de epidural.

Por supuesto que antes que una epidural que bloquee totalmente, es mejor la walking.

Pero no podemos caer en el error de pensar que como te mueves, puedes ayudar a tu bebé y ya no pasa nada por ponérsela. NO, sin sensación NO puedes saber qué movimiento debes hacer para ayudarle a pasar a través de la pelvis. No puedes saber si es mejor levantarse, o tumbarse de lado, o respirar suave, o profundamente o…

Sí, quitar el dolor lo único que consigue es que tu bebé lo tenga más difícil.

parto respetadoYo te animo a que transites por tu parto por ti misma, con la ayuda de tus propias endorfinas, sintiendo a tu bebé y ayudándole a salir, es duro, parir no es sencillo, pero se puede. Las mujeres estamos preparadas para ello, y conseguirlo es una experiencia que transforma, que empodera, que te deja plena, plena de fuerza femenina y con un bebé tranquilo y endorfinado en los brazos, en unas circunstancias que os ayudan a afianzar el vínculo entre vosotros y a que la lactancia materna sea exitosa.

Pero sí, hoy en día, en esta sociedad, sí, las mujeres necesitamos prepararnos para ello. Quizá en otro momento de la historia, en otro lugar, quizá no fuera necesario, pero eso no quiere decir que no podamos, sencillamente es que necesitamos tomar consciencia y conectar con nuestra esencia.

  • Razón 2

Otra de las razones por las que la epidural, utilizada de manera generalizada, por el hecho de que al recibir la epidural se puede entrar en una cascada de intervenciones que hagan que sumes riesgo a tu parto y recibas más intervenciones que a priori no tenías porqué necesitar.

epidural

Si tu objetivo es reducir al mínimo el riesgo que corréis tanto tú como tu hijo en su nacimiento o si deseas tener un parto vaginal, la epidural puede que no sea el mejor recurso.

Sí, volvemos a lo mismo, sí, y para ello, en muchas ocasiones las mujeres necesitamos prepararnos.

Y, quiero terminar recordando que un parto con epidural NO es un parto natural

Espero haberos ayudado a comprender qué sucede con la epidural  y que puedas poner palabras a ese instinto que te puede estar diciendo que para ti podría no ser lo mejor.

Un abrazo,

Gemma

 

 

 

 

 

Recommended Posts

Escribe la búsqueda y pulsa Enter