Patri, Carlos, Júlia y Saúl.

 In matrona, parto en casa, Testimonios

EL PARTO EN CASA CONTADO POR EL PAPÁ.


parto en casa, mujeres sabias

parto en casa

Hola a todos/as!

Me llamo Carlos y soy el Papa de Júlia y Saúl.

Antes que nada querría agradecer al equipo de “Mujeres Sabias” (Marta, Gemma y Agathe) así como a nuestra amiga, compañera y doula en nuestros partos, Mariela, por poder habernos hecho vivir la mejor experiencia de nuestras vidas con la mejor profesionalidad, seguridad y respeto que se pueda desear en la bonita experiencia de traer una vida a este mundo.

Sé que no es lo más común que sea un hombre el que escriba los comentarios o experiencias relativas a un parto, pero es que creo que sería interesante ver la perspectiva del papá abriéndose a hablar de ello, y sobre todo, porque, tanto desde mi parte como la de mi mujer creemos que la gente se merece saber la labor que este equipo de “amigas” está haciendo por el parto humanizado.

Yo, al contrario que mi pareja Patri (a la que quiero con locura), nunca he trabajado en un hospital ni he estado nada familiarizado con ello. Por ello, creo que, como la mayoría de la gente (por desgracia), siempre había imaginado un parto como algo por lo que hay que pasar desde un quirófano o similar para tener a un bebé. Pues bien, gracias a Acuario, a su equipo, a mi pareja, etc….cambio mi visión, viendo el parto como un momento mágico y deseado, en el que hay que disfrutar, respetar y festejar que algo nuestro va a empezar su vida, y ello debe de ser muy muy valorado ya que es uno de los momentos más importantes de nuestras vidas que solo pasa una vez.

Nuestro primer parto fue en Acuario, con Enrique Lebrero (gran ginecólogo y amigo que siempre está cuando lo necesitamos) en el agua, natural “como la vida misma” y siendo la mama la que saco a “mi perla”, con un agua clara, con velitas, con una intimidad acogedora y sobretodo con sonrisas, alguna lagrimilla de felicidad y una sensación de “haber podido darle a nuestra hija un nacimiento como solo ella se merecía”.

Pero bueno, sobretodo os quiero hablar del nacimiento de mi hijo Saúl.

Durante el embarazo, indagamos las distintas opciones de cara a poder tener un parto donde primase el respeto y la intimidad, y, en el que nuestros sentimientos y decisiones fuesen escuchados. Sobretodo procurando alejarnos de  “protocolos” absurdos (tan frecuentes y a la orden del día) que se utilizan en beneficio de a quien le interese , que muchas veces no son ni el bebé ni la mamá.

Por ello decidimos contactar con el equipo de “Mujeres Sabias” para poder, en principio hablar de las posibilidades de hacer la dilatación en casa y según se vea la cosa ya actuar.

Como padre y marido, tengo que decir que no me parecía mal pero, tenía mis dudas y necesitaba que me aclarasen cositas, y así fue. Nos reunimos con Marta y Agathe, y como padre puedo decir que me dieron toda la confianza para que, fuese como fuese, el día del parto tuviésemos todo controlado, con respeto pero sobretodo con la total convicción de que sería un parto seguro para la mamá y el bebé.

El día 21 de Diciembre llegó ese momento tan esperado y que tanto se hizo de rogar ya que se retrasó 15 días. Empezaron las contracciones sobre las 17 h de la tarde y allí estaba todo el equipo con unos maletines de material, monitores etc…. que impresionaba y al mismo tiempo te daba tranquilidad por ver su profesionalidad.

Las contracciones fueron lentas pero “cañeras”, menos mal que en todo momento estaba Mariela, para, desde su experiencia, tranquilizar, apoyar y ayudar como solo ella sabe.

Al final, todo iba muy bien y se decidió que el parto sería en casa, así que preparé picoteo, charlamos, nos reímos, Patri se ponía en la pelota, se duchaba  para ir llevando las contracciones lo mejor posible… mientras nosotros la acompañábamos hasta que llego el gran momento,  y puedo decir que desde la perspectiva del papá, sin dejar de estar nervioso, lo viví como una experiencia inolvidable, bonita, cercana, personal e íntima.

En todo momento el equipo de “Mujeres Sabias” estuvo controlando cada movimiento del bebé dentro de la barriguita, y a su vez, respetando la intimidad de las contracciones en las que la pareja necesita vivirlas íntimamente.

Nació a la 12:45 h de la madrugada con 4,2 Kg y sin un puntito a la mamá……mejor imposible…..y, a pesar del horario y el cansancio, las chicas se quedaron prácticamente toda la noche con nosotros, controlando y asegurándose de que todo estaba perfecto (lactancia, comportamiento del bebe, mamá etc…).

Fue realmente, junto con el nacimiento de mi hija, la experiencia más bonita que me ha pasado en la vida, y todo gracias a un equipo de gente “que le gusta lo que hace”, “que siente el nacimiento como lo que debe de ser, respeto” y que disponen de una profesionalidad excepcional.

Gracias a todas! De todo Corazón!

De parte de la Familia “Costa Artiaga”, que siempre os tendremos como una parte de ella.

Recommended Posts

Escribe la búsqueda y pulsa Enter